Antecedentes

El Desafío

La evidencia disponible y las decisiones adoptadas por los Estados parte del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) indican que los recursos económicos destinados a la financiación de la gestión de la biodiversidad a nivel global aún son insuficientes y sigue habiendo una brecha económica considerable en este tema. Para que los países parte alcancen las 20 Metas de Aichi definidas en el plan Estratégico del CDB para el período 2011-2020, es necesario que estos aumenten drásticamente sus esfuerzos.

Recientemente, una evaluación preliminar, llevada a cabo gracias a los auspicios del Grupo de Alto Nivel para la Movilización de Recursos convocada por los gobiernos de Reino Unido y de la India y de la Secretaría del Convenio sobre Diversidad Biológica (SCDB), estimó que la inversión global necesaria asciende a entre 130 y 440 millones de dólares anuales. No obstante, a pesar de la utilidad de esta información, es conveniente recordar que estas estimaciones no recogen los gastos corrientes ni su relación costo eficacia, los cuales deben ser considerados si se pretende determinar con precisión la brecha real en las finanzas de la biodiversidad.

La Iniciativa de Financiación de la Biodiversidad ( BIOFIN )

BIOFIN tiene como objetivo desarrollar una metodología que permita cuantificar la brecha descrita, a nivel nacional; mejorar la rentabilidad, a través de la incorporación de la biodiversidad en el desarrollo nacional y la planificación sectorial; y desarrollar estrategias integrales de movilización de recursos nacionales. En este sentido, BIOFIN proporciona un marco de análisis integral (de abajo hacia arriba) de la brecha de financiación y de las estrategias de movilización de recursos para la gestión de la biodiversidad, a través de un proceso de transformación liderado por los grupos de interés nacionales.

Actualmente, 29 países participan en la iniciativa BIOFIN de la mano con un equipo técnico global coordinado por el PNUD, que formenta el desarrollo y la conducción de esta nueva metodología, la cual se irá perfeccionando a través del aprendizaje regional y mundial, y será puesta a disposición de manera abierta. Los países participantes incluyen Bélice, Brasil, Botswana, Bután, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Fiji, Georgia, Guatemala, India, Indonesia, Kazajastán, Malasia, México, Perú, Filipinas, Seychelles, Sudáfrica, Tailandia, Uganda y Zambia.

Además, dado que los recursos utilizados en este proyecto son apalancados, un grupo más amplio de países puede ser apoyado. BIOFIN también se vincula con el desarrollo de la nueva generación de Estrategias Nacionales para la Biodiversidad (NBSAPs) para así identificar cuáles son las estrategias nacionales y cuáles son las acciones prioritarias. Estas estrategias nacionales se incorporan al proceso BIOFIN en los países participantes. Las herramientas desarrolladas a través BIOFIN se aplicarán en los 42 países apoyados por PNUD para emprender las NBSAP de nueva generación, y se pondrán a disposición de todos los 193 Estados Partes en el CDB a través del Foro NBSAP coordinado por la Secretaría del CDB, el PNUD y el Centro de Monitoreo de la Conservación Mundial del PNUMA.


Ver hoja informativa de BIOFIN (en inglés).